Los niños y las fiestas

1429
SHARE
Los niños y las fiestas

Cuando llegan la navidad, el año nuevo, muchas mamás y papás se preguntan cómo hacer para que los pequeños logren estar despiertos.

Es indispensble manter a los más pequeños despiertos hasta elevadas horas de la noche, en las que habitualmente ya duermen, para poder así poder ver a Papá Noel cargado de los regalos; observar sus caritas ilusionadas al abrirlos; y festejar juntos la llegada del nuevo año?
Comienzan entonces las discusiones familiares y el estrés ¿Los despertamos… los dejamos dormir?…

“Pero es una sola vez al año… se lo van a perder” y así continúan las argumentaciones. Es entonces cuando estas opotunidades para disfrutar en familia, con emotivos momentos compartiendo alegrías, se transforman en peleas, lucha de poderes, etc.

Es verdad que mucho de lo que organizamos para estas fiestas es en función de los más pequeños. Por eso mismo es conveniente según mi opinión, amoldarnos a sus necesidades, a sus ritmos, a sus rutinas y a sus horarios.

A los niños entre el año y los tres ó cuatro años les cuesta mucho mantenerse despiertos más allá de sus horas habituales de sueño.

Cuando esto sucede, en general, se tornan irritables, molestos, fastidiosos, llorosos…

¿Para qué mantenerlos despiertos hasta tan altas horas de la noche?

¿No sería más favorable organizar la entrega de los regalos, la llegada de Papá Noel y los festejos en un horario más acorde a los horarios de los pequeños, aunque no sea lo convenido socialmente (las 12 de la noche)?

Para que las fiestas sean realmente momentos de amor, de entrega, de encuentro, con cariño y con paciencia.

Para que los chicos puedan disfrutar de dichos ratos, de sus regalos y así los padres logren lo que tanto ansían: compartir la alegría que les producen esos aconteceres a sus hijos. Ver sus caritas con una gran sonrisa, contentos antes que tediosos, dormidos o molestos.

Algunos dirán: “es solamente una noche o dos por año”.

Sí, es verdad, pero ¿logran disfrutarla tanto ustedes como los chicos?.
Por qué no ser algo originales y cambiar por unos pocos años, hasta que los pequeños puedan lograr esperar hasta las 12 de la noche sin padecer la espera.

Si realmente lo que buscamos con y en las fiestas es lograr armonía, paz, encuentro familiar y sobre todo disfrutar de un momento especial y diferente.

Entonces, cambiemos un poco y aceptemos las necesidades de los chicos más pequeños que luego ellos lograrán adaptarse a los horarios señalados socialmente.

¡¡¡Felices Fiestas y a disfrutar en familia!!!.

Lic. Analía Mitar
Psicóloga
amitar@fibertel.com.ar

—–
La importancia que toda a familia en las fiestas beba con moderación. Tener extremo cuidado al descorchar botellas, en lo posible hacerlo en lugares donde no hay gente, fundamentalmente que no haya niños.
bebe con moderación

En la utilización de pirotécnia, las consecuencias en alteraciones que producen los estallidos de bombas de estruendo, petardos, etc a los perros y gatos.
—-
Suscripción a Newsletter

Tu e-mail (requerido)


—-
Nota sobre Lactancia link
—-