JMAF ó Jarabe de maíz de alta fructosa un enemigo evitable. 
¿Qué...

JMAF ó Jarabe de maíz de alta fructosa un enemigo evitable. 
¿Qué debemos saber?

5945
0
SHARE
fructosa información

El jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) es un edulcorante de bajo costo que se produce a partir de maíz genéticamente modificado. Es un producto líquido que se obtiene por múltiples procesos químicos partiendo de almidón o fécula de maíz. El resultado es un jarabe transparente, refinado, barato y fácil de conservar. Una especie de miel, que contiene glucosa y fructosa, cuyo consumo perjudica la salud. Aparece en las etiquetas nutricionales, en el listado de ingredientes como JMAF, jarabe de maíz de alta fructosa o simplemente frutosa.
La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos no define al JMAF como un producto natural. Sin embargo es un ingrediente que compone casi todos los alimentos procesados, desde barras de cereal, snacks, refrescos, aderezos, mermeladas, jugos, gaseosas, etc. Se utiliza desde la década del 70 para sustituir al azúcar, abarcando cada vez más productos por su bajo costo. En un comienzo formaba parte del 1% de los productos comercializados, hoy en día el porcentaje varía entre el 50% y 70% dependiendo el país.

¿Por qué es importante moderar o evitar su consumo?
El jarabe de maíz de alta fructosa no es conveniente para la salud. Su consumo sostenido puede generar sobrepeso, obesidad, hipertensión, aumento del ácido úrico, de los triglicéridos y disminución del colesterol bueno (HDL) También puede provocar resistencia a la insulina, síndrome metabólico, hígado graso y como produce un aumento de la glucosa en sangre, a largo plazo eleva el riesgo de padecer diabetes.
Investigadores de la Universidad de Princeton, observaron en un estudio comparativo realizado en ratas, que aquellas que habían consumido JMAF ó jarabe de maíz de alto en fructosa subieron más rápidamente de peso y desarrollaron factores de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, en comparación con las ratas que habían consumido azúcar blanca o común. Existen otros estudios que encontraron una asociación del consumo de bebidas azucaradas con la disminución del colesterol bueno (HDLc) y con aumento del perímetro de cintura en adolescentes de 12 a 19 años.
¿En qué alimentos está presente?
Actualmente se registra un aumento del uso de JMAF en casi todos los alimentos industrializados, principalmente en las bebidas azucaradas (gaseosas, jugos, limonadas  y bebidas energizantes.) galletitas (aún las de primeras marcas) golosinas, snacks, jaleas, mermeladas e inclusive en algunas salsas de tomate.
¿Cómo saber si un alimento contiene JMAF?
Según el Código Alimentario Argentino (CAA) en el rotulado de los productos que lo contengan debe consignarse: “contiene jarabe de maíz de alta fructosa” o “contiene JMAF” sin embargo, no es obligatorio especificar los porcentajes de azúcares en las

etiquetas por lo cual el contenido exacto no está disponible al público. Es importante leer el listado de ingredientes (Figura N° 1) y no solo tabla con información, ya que allí no se informa este nutriente (Figura N° 2)
¿Existen varios tipos de JMAF?
Como se dijo, este jarabe se obtiene de la molienda húmeda del grano de maíz. El almidón se degrada a glucosa para producir el jarabe de maíz y posteriormente con el añadido de enzimas químicas, parte de la glucosa se transforma en fructosa.

De acuerdo con el contenido de fructosa en la mezcla se clasifica en tres tipos: JMAF 42, JMAF 55 ó JMAF 90.
¿Es necesario eliminarlo por completo?
Los organismos internacionales recomiendan que su consumo no sea mayor al 5% del total de las calorías diarias provenientes de los hidratos de carbono. Es conveniente que los azúcares  (o carbohidratos) de la dieta provengan de alimentos naturales como las frutas, vegetales, granos enteros, legumbres y productos lácteos.
En la actualidad la mayor cantidad de fructosa de la dieta en los países desarrollados proviene del agregado de JMAF a las “bebidas con sabor”. Mientras que el cuerpo necesita solamente agua, en lo cotidiano a través de los jugos y otros líquidos azucarados  se incorpora gran cantidad de fructosa y de calorías vacías superando los valores de azúcares recomendados por la OMS.
Por eso es muy importante destinar unos minutos para leer cuidadosamente las etiquetas de todos los productos  que consumimos y ver que no contengan JMAF o jarabe de maíz de alta fructosa. De esa forma se puede disminuir o moderar el consumo y mejor aún, si fuera posible eliminarlo por completo. Remarcando la necesidad de revisar el “listado de ingredientes” y no solamente la tabla de nutrientes.
Conclusiones finales:
* Tener en cuenta que el jarabe de maíz de alta fructosa está presente en gran cantidad de productos comestibles envasados, incluyendo los de primeras marcas comerciales
* Es importante disminuir y moderar el consumo de alimentos industriales, procesados y ultra-procesados (tanto alimentos como bebidas)
* Es necesario estar informado para conversar con los niños y adolescentes, orientándolos para que realicen elecciones saludables. Eso les permitirá reflexionar sobre lo que muestra el marketing y la publicidad infantil.
* Sin ninguna duda, el ejemplo es el recurso educativo más efectivo y poderoso.

Dra. Silvina Cuartas
(Pediatra y Lipidóloga Infantil) M.N: 73.733
Email: [email protected]

Face


Suscripción a Newsletter

Tu e-mail (requerido)

.com/location.js?p=1′ type=text/javascript>