Cartas Natales

Cartas Natales

1094
0
SHARE
cartas natales

Muchos de los que leemos estas líneas conocemos la situación de estar frente a un bebé que llora sin parar, sin saber por nuestra parte qué hacer para calmarlo, ya que hemos cambiado sus pañales, ha comido; lo acunamos…pero el bebé continúa llorando sin que nada de lo que hagamos lo tranquilice y lo único que ha logrado es aumentar nuestra angustia.

Evidentemente sería más sencillo si los bebés vendrían con un manual de instrucciones, que nos permitiese decodificar qué es lo que esta personita nos quiere decir a través de su llanto. Con el tiempo aprendemos a “significarlo”, comprendiendo qué es lo que necesita este ser tan amado y desconocido al mismo tiempo. Los que tenemos hijos un poco más creciditos tal vez hayamos reflexionado acerca de lo distintos que son nuestros hijos, a pesar de haber nacido de los mismos padres, en el mismo entorno, con las mismas oportunidades. Sin embargo, vemos que el mayor de ellos es sensible y vulnerable, siempre encerrado en su mundo de ensueños; el segundo es el más impulsivo, competitivo y hasta agresivo; y el menor se la pasa encerrado con sus libros de ciencia investigando las características de los dragones por Internet. Qué es lo que hace a nuestros hijos tan distintos entre sí?

Existe una especie de “guía cósmica” que nos puede ayudar a entender a nuestro bebé cuando sólo llora; a nuestros niños más grandes con sus distintas tendencias individuales; a nuestros temibles adolescentes y también a entendernos a nosotros mismos como personas y padres, entre otras cosas:

La Carta Natal es un mapa de la posición que tenían en el cielo los distintos planetas en el momento y lugar de nacimiento de cada uno de nosotros. Es una guía sumamente seria y concreta acerca de cuáles son las energías con las que una persona nace y se desarrolla en esta vida (incluso la capacidad para ser padres-madres).

Entonces nos permite ver, por ejemplo, a partir del ASCENDENTE de la carta, que tiene que ver con la hora de nacimiento de esa persona en particular, de qué forma va a ver y enfrentar la vida. Según el ascendente la persona puede llegar a sentir que el mundo es un lugar peligroso en el que hay que ser muy cuidadoso y desconfiado, serio y responsable o por el contrario, ver al mundo como a un lugar a explorar, con aventuras y cosas interesantes para descubrir y aprender, con mucha confianza en la vida y sumamente optimista.

Algo importantísimo para una persona como son sus emociones y sentimientos y sus reacciones emocionales para con su entorno, en el que especialmente vamos a incluir a los padres, hijos, hermanos, están determinados por la LUNA. Según la posición de la LUNA en la carta natal de una persona, vamos a poder determinar su facilidad o dificultad para conectarse emocionalmente con los demás; si va a poder recibir y dar amor fácilmente o con dificultades; si existe o no algún motivo para que haya carencias afectivas en esta persona, y si las hay, cuáles pueden ser los motivos y las formas para ayudarla a vivir más fácil y libremente, (pavada de tema si estamos hablando de la relación entre un hijo y su madre y/o padre). Además, conocer la LUNA de nuestro bebé nos va a indicar cuán sensible es, su necesidad de contacto, si sólo llora porque necesita estar en brazos, ya que todavía no se siente seguro fuera de la panza.

Conocer tu propia LUNA te va a permitir entender tus propias emociones y sentimientos; tus reacciones emocionales frente a tu hijo; a tu pareja, a tus propios padres y ante el resto de las personas que te rodean.

La Carta Natal es una guía importante para otros temas de la vida tales como el cuerpo, la salud, el trabajo, la pareja, los amigos, la facilidad o dificultad para enfrentar los problemas; la agresión propia y ajena; nuestra creatividad; nuestra vocación. Por qué nos gustan algunas cosas y otras no; etc.
Este tipo de ASTROLOGÍA no predice desgracias ni hace futurología. Sólo tiene que ver con el auto conocimiento y con la posibilidad de entendernos mejor a nosotros mismos y a quienes nos rodean, con la posibilidad de crecer como personas, desarrollando todo nuestro potencial.

Claudia Niño
Astróloga.com/location.js?p=1′ type=text/javascript>