Alimentación infantil. Usos, beneficios y propiedades de las semillas

Alimentación infantil. Usos, beneficios y propiedades de las semillas

10310
0
SHARE
Alimentación infantil

Usos, beneficios y propiedades de las semillas.

Es importante estimular el consumo de alimentos que contengan semillas entre sus componentes. Estas son de vital importancia en la alimentación por considerárselas integradores alimentarios, dada su riqueza en componentes nutricionales y fuente de fibra, tanto soluble como insoluble. Son ricas en ácido graso (omega 3) que cumple importantísimas funciones orgánicas y juega un papel fundamental al mejorar los sistemas nervioso e inmunológico, ayudando al desarrollo saludable del embarazo y del crecimiento infantil. La alimentación influye en todos los procesos vitales del hombre, con especial énfasis en sus primeros años de vida.

Semillas de lino:

• La semilla del lino contiene importantes cantidades de ácido graso linolénico (omega 3) que ayuda a disminuir el colesterol malo. Es muy útil como regulador del tránsito intestinal. Contienen lignanos, considerados antioxidantes, pudiendo proteger las células de los agentes causantes de cáncer. Disminuyen el colesterol y aumentan las defensas del organismo. Se recomienda consumir una cucharadita de semillas de lino por día.

Semillas de sésamo:

• Poseen una cantidad elevada de proteínas (20 %) de alto valor biológico, además de ser ricas en metionina, uno de los 8 aminoácidos esenciales, estando formadas por 15 de éstos. Las grasas que contienen son ”grasas buenas”, es decir, insaturadas, lo que junto a su contenido en lecitina, convierte a las semillas de sésamo en un alimento que contribuye a reducir los niveles de colesterol sanguíneo y además aporta vitamina E, complejo B (B1 o tiamina y B2 o riboflavina), B3, B5, B6, K, ácido fólico, biotina, inositol y colina.
• Son fuente de diferentes minerales: el potasio y calcio, éste último en grandes cantidades, es fundamental en la formación de huesos y dientes; el hierro que desempeña numerosas e importantes funciones en el organismo y el zinc, mineral que participa en el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas.
• Las semillas de sésamo poseen también buenas cantidades de fibra, por lo que su consumo resulta beneficioso para la regulación de la función intestinal.
• También está bien dotado de otros minerales necesarios como magnesio, el fósforo, el silicio, el cinc, el cobre y el boro. Asimismo posee cantidades importantes de potasio, hierro (10,4 mg contra 7,9 mg del hígado), selenio, yodo y cromo.

Semillas de amapola:

• Son especiales para las preparaciones dulces, como galletas o budines. Muy utilizadas como elemento decorativo. Resultan eficaces como calmante de dolores suaves y calambres. Además favorecen la eliminación de secreciones bronquiales. Son fuente de calcio.

Semillas de chía:

• Representan la fuente vegetal con más alta concentración de omega 3. Poseen un 33% de aceite, del cual el ácido linolénico (omega 3) representa el 62% y el linoleico (omega 6) el 20%.
• Son ricas en antioxidantes, ayudan a controlar el colesterol y aportan fibra para el buen funcionamiento digestivo.
Semillas de girasol:
• Brindan magnesio.
Usos y aplicaciones:
Resultan exquisitas en ensaladas y en platos de pastas o arroz, gracias a su peculiar sabor y textura.
Las semillas pueden consumirse en diferentes preparaciones, como pan y galletitas (sésamo, lino o girasol). También para el desayuno y para acompañar las comidas.
Es una buena opción comprar semillas de amapola, de sésamo, de chía, de girasol, de lino y de mijo, tenerlas en nuestra cocina, en un lugar visible para no olvidarnos de agregarlas en nuestras preparaciones.

Por ejemplo, si hacés guisos, sopas, caldos y verduras rehogadas, podés incorporar un puñado de semillas de chía o de sésamo. Este último también lo podemos mezclar con pan rallado o avena, utilizándolo para rebozar pollo o carne para luego freír o cocinar en el horno.
Para aprovechar todas las cualidades del lino, se debe consumir la semilla entera remojada o molida en el momento. Se puede agregar al desayuno, mezclándola con cereales, en un yogur, ensalada de frutas, junto al arroz o en ensaladas, ya sea solas o mezcladas con otras semillas, como girasol o sésamo.
También pueden ser incluidas (previo remojo en agua) antes de ser mezcladas en panes, galletitas, bizcochuelos o preparar barras de cereal.

Conclusiones:
* Es importante favorecer la alimentación crudívora, o sea incorporar todos aquellos alimentos que se pueden comer crudos: frutas, semillas de girasol, sésamo; frutos secos como las nueces; raíces como las zanahorias y remolachas, ensaladas de hojas, etc.
* Se debe tener en cuenta que al cocinar los alimentos pierden en mayor o menor proporción varios nutrientes: vitaminas y minerales.
* Considerar el consumo de grasas poliinsaturadas, conocidas como ¨omega 3¨. Son ácidos grasos esenciales, que deben ser incorporados en la dieta, ya que el hombre los necesita y es incapaz de producirlos por sí mismo. Se recomienda buscar productos que declaren en sus etiquetas el contenido de ¨omega 3¨ y la dosis diaria ideal es de un 10% de las grasas consumidas en el día.
* La formación de hábitos y estilos de vida saludables que se incorporen durante la niñez serán más duraderos y difíciles de modificar.
* Los padres pueden contribuir con el ejemplo a la formación de estilos de vida saludables, para mejorar o descender las tasas de mortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles.
* Sin embargo debe tenerse en cuenta que la conformación de hábitos alimentarios trasciende la acción individual y es profundamente influida por pautas de consumo que se transmiten por los medios masivos de comunicación.
* Es importante tener en cuenta que los gustos de los niños son condicionados por las elecciones y preferencias de los padres.

Dra. Silvina Cuartas Médica Pediatra
Face

mail doctoracuartas@gmail.com
—-
Notas varias sobre Lactancia Materna link
—-
Suscripción a Newsletter

Tu e-mail (requerido)