El sueño es un tema que nos ocupa mucho a los pediatras

17947
SHARE
El sueño del bebé

El sueño es un tema que nos ocupa mucho a los pediatras. Desde el nacimiento hasta aproximadamente los 2 meses de vida, el bebé no es capaz de diferenciar el día de la noche, por lo que sus períodos de sueño/vigilia son aleatorios, quiere decir que van a dormir cuando lo necesiten en momentos y tiempos propios de cada uno. Los papás deben respetar estos tiempos evitando mantener al bebé despierto para que duerma más de noche. Esto va en detrimento de un desarrollo adecuado, pero sí pueden proporcionar un ambiente distinto para el sueño nocturno y para el sueño diurno (siempre hablando del lactante hasta los dos meses de vida), como por ejemplo crear un clima más sereno, con luz más tenue y sin ruidos para la noche y un ambiente más acorde a la rutina de la casa para el día.
En conclusión, durante los primeros 60 días de vida, es normal que el bebé se despierte cada tanto durante la noche, sobre todo porque necesita alimentarse, por lo que hay que proporcionarle su alimento, ya sea pecho o leche maternizada.

A partir de los dos o tres meses, el bebé ya empieza de a poquito a discernir día, noche. Va a continuar despertándose ocasionalmente pero ya no tantas veces como al principio. Y las causas pueden ser variables: hambre, cólicos propios del lactante, que suelen doler o molestar más de noche, que tenga el pañal sucio o simplemente que necesite contención. El bebé se está adaptando a una vida extrauterina y muchas veces necesita estar cerca de su mamá un ratito para sentir la sensación de cuando estaba en la panza.
Generalmente la dentición, cuyo proceso inicia desde el 5to mes aprox ( dependiendo de cada bebé) no genera despertares nocturnos debido al dolor ya que las manifestaciones de dolor son igualmente día y noche.

A partir del 7mo u 8vo mes, los despertares suelen ser más frecuentes nuevamente por la “Angustia de separación” comúnmente llamada Angustia del 8vo mes, que es cuando el lactante comienza a entender que su mamá y él no son la misma persona. Es en este momento en el que el llanto se hace más intenso. Y la contención más necesaria.

Los trastornos no fisiológicos relacionados con el sueño son varios, pero si nos referimos a un bebé sano y con desarrollo neurológico adecuado, el mayor porcentaje de despertares se lo llevan los trastornos conductuales, es decir, la relación del bebé con su entorno familiar, mamá y papá, y ocasionalmente hermanos. Para que un bebé duerma bien, necesita de un entorno tranquilo y continente.

Somos partidarios de que el bebé necesita sus tiempos para adaptarse al sueño/vigilia y muchas veces es la misma ansiedad de los padres lo que no permite que duerman adecuadamente. No hay métodos para que un bebé duerma toda la noche, así que mucha paciencia y asegurarse de que esté cómodo, limpio y alimentado.

Dra. Celeste Celano
MN 127066
Pediatra del Sanatorio Modelo de Caseros
www.sanatoriomodelo.com.ar
—————
PRENSA
Esfefanía Villar
Tel. 6943-8383
info@legragrante.com.ar
—–
Suscripción a Newsletter

Tu e-mail (requerido)

—–