Las frutas y los niños

3487
SHARE

En las últimas décadas se han producido cambios importantes en el patrón de consumo alimentario que responden a factores sociales o económicos, el menor tiempo para elaborar comidas y la fuerte penetración de la industria alimentaria en los medios masivos de comunicación, con especial énfasis en la promoción televisiva, que repercuten en la nutrición infantil.

Es alarmante la baja ingesta de frutas o verduras en cantidad y variedad, que llega en algunos casos a menos de una ración por día. Se considera un objetivo saludable que la dieta de los adultos incluya 5 ó más raciones diarias de frutas, incluyendo legumbres y verduras. Se considera prudente que los niños mayores de 2 años progresen hacia ese modelo de alimentación. Una ración de fruta es definida como 3⁄4 de vaso de jugo, media fruta ó 1⁄4 de taza de frutas secas y una ración de vegetales equivale a una taza de vegetales crudos ó 1⁄2 taza de vegetales cocidos.

Objetivo
El objetivo de este artículo es que el niño pequeño se familiarice con los nombres y los colores de las distintas frutas, como una estrategia más, para fomentar el consumo de alimentos naturales en la infancia. A través del juego las tendrá presentes y a la hora del postre o de una colación rápida, puede ser una opción más. Difundir el consumo de “fruta líquida” o sea en forma de jugos y licuados

El tercer año de vida es de fundamental trascendencia desde el punto de vista alimentario. Es la etapa donde el niño busca la independencia y la reafirmación de su yo, aparece una “etapa de rebeldía” donde surgen predilecciones y preferencias marcadas. Por eso los adultos deben dar el ejemplo y cuidarse de manifestar ante él, rechazo por alimentos nutricionalmente importantes. A partir de esta edad, en el jardín de infantes y en la escuela, la maestra puede cumplir un rol importante, señalando determinados alimentos beneficiosos y saludables.

Materiales
Seis láminas con frutas de material con cuerpo (uvas, pera, manzana, naranja frutilla y banana) que pueden ser usadas para distintas actividades: relatos, identificar colores, nombres, formas de comerlas o combinaciones. Se puede armar equipos con el nombre de las frutas (según las elecciones de cada niño) para definir otros juegos o colocar sobre las mesas a la hora de la merienda.

Conclusión
No existe un alimento bueno o malo sino un estilo de alimentación saludable. Si bien comer es una condición instintiva, se debe aprender a comer sano y esto debe hacerse desde la infancia. Las primeras experiencias escolares pueden resultar un lugar adecuado para orientar y enseñar a los niños a elegir los alimentos más naturales.

Frutas y niños

Alimentación Infantil
La importancia de ofrecer frutas a los niños

Las frutas contienen agua, vitaminas, antioxidantes, minerales y fibra, por eso ayudan a hidratar y aportar energía al organismo. Es una conducta saludable comenzar el día consumiendo una fruta o un jugo de fruta natural. Además estos alimentos carecen de colesterol. Más de la mitad de la vitamina A y prácticamente toda la vitamina C que necesitamos, la proporcionan las frutas. Las vitaminas E y C, tienen poder antioxidante.

Los jugos naturales o licuados, pueden resultar una alternativa rápida, para completar una alimentación natural, saludable y nutritiva. Los jugos recién exprimidos son de gran valor nutricional, con alto contenido de vitamina C, no así los jugos elaborados, cuyos aportes nutricionales son escasos. En el caso de los licuados, la licuadora separa el jugo de las fibras y el cuerpo recibe la máxima cantidad de sustancias nutritivas directamente.

Las sustancias que dan color y sabor a las frutas son los flavonoides, polifenoles, betacarotenos y carotenos que ejercen un papel importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares, el cáncer y el envejecimiento. La vitamina C incrementa la asimilación de hierro, calcio y fósforo. Las frutas más ricas en vitamina C por cada 100 gr. son: naranja, pomelo, limones que contienen 40 a 50 mg, melón 25 mg, manzana10 mg y banana 7 a 10 mg. Consumir frutas cítricas regularmente (naranjas, pomelos, limones, etc.) ayudará a los niños, a obtener la vitamina C que necesitan.

Ofrecer a los niños fruta en forma frecuente y reiterada desde pequeños, los familiariza con el sabor y la textura.

Los cítricos aportan vitamina C y son importantes antioxidantes; la manzana contiene sorbitol, azúcar y también aporta antioxidantes, además actúa regulando nuestro intestino. La frutilla contiene diversos minerales y vitaminas del grupo C y B; el kiwi es rico en vitamina E, C y ácido fólico. Las vitaminas hidrosolubles como la B y C no se almacenan en el organismo, por lo tanto es necesario comer alimentos que las contengan, como las frutas.

Las frutas son ricas en fibra, entre ellas las peras, las frutillas, las manzanas, los cítricos, las uvas (sobre todo en forma de pasas) ayudando a regular el ritmo intestinal y evitar la constipación. Presentan un alto contenido de agua (entre el 80 y el 90 % de su peso), constituyen una manera ideal de hidratación; aportan energía en forma de hidratos de carbono simples (fructosa, sacarosa y glucosa) que son muy asimilables por el organismo.

Consejos saludables

  • Pelar o lavar perfectamente las frutas, antes de consumirlas.
  • Elegir fruta fresca y madura. Descartar la fruta, aún verde, golpeada o sobre madurada.
  • En caso de licuar o procesar la fruta, la misma debe estar cruda.
  • Se debe quitar las semillas, antes de ofrecer fruta a los niños pequeños.
  • Es más aconsejable beber los jugos recién hechos, para aprovechar al máximo las vitaminas.

Conclusiones

  • Los jugos y licuados, son de fácil elaboración, con alto valor nutritivo, siendo una forma original y divertida de ofrecer frutas a los niños.
  • Es importante aprovechar las frutas de cada temporada para obtener las mejores combinaciones frutales y sus mezclas.
  • Los licuados pueden resultar más nutritivos y saludables si se les agrega pequeñas cantidades de germen de trigo, avena instantánea o salvado de avena (que no necesitan cocción).
  • El licuado de pera ayuda a proteger el aparato cardiovascular. Es una fruta ideal para suministrar a los niños por su alto contenido en calcio y potasio, convirtiéndose en fuente de hierro y yodo.
  • Las frutas constituyen uno de los alimentos más importantes dentro de los naturales, porque proporcionan vitaminas y minerales, por lo tanto deben estar presentes en todas las comidas de los niños.

Dra. Silvina Cuartas
Médica pediatra
mail doctoracuartas@gmail.com
——
SUSCRIBITE AL PORTAL INGRESANDO TU EMAIL, RECIBIRAS NOVEDADES.
[contact-form-7 404 "Not Found"]
——